Conoce la música que te ayudará a concentrarte mejor

| |

¿A quién no le ha pasado que tiene tantas cosas que hacer que termina haciendo nada? Probablemente, a todos. La vida cotidiana nos presenta tantos desafíos a la vez que nos cuesta encontrar esa «inspiración» o concentración necesaria para alcanzar nuestros objetivos.

Muchas veces no sabemos por dónde empezar o de dónde sacar esos «ánimos», tenemos los deadlines encima y no logramos concentrarnos. En medio de todo este caos, la música puede ser un verdadero aliado y una gran compañera que nos ayudará completar nuestras tareas.

¿Quieres usar la música para concentrarte mejor? Comienza haciendo una lista de todas las cosas que tienes que hacer.  Puedes comenzar escribiendo lo más urgente o lo que NO quieres hacer en el momento.

No lo compliques, toma una hoja de papel y escribe las cosas que primero vienen a tu mente. Seguidamente ponte los audífonos, aquí te traigo una buena cantidad de recursos que seguramente serán de gran utilidad para que te concentres y logres culminar esa lista.

Spotify, Deezer, Apple o Amazon Prime Music son perfectos para esto, tienen playlists listos para completar cualquier tarea, por más compleja que sea.

La Música y sus efectos en el Cerebro Humano

Frecuentemente la música nos despierta tantas emociones que uno piensa “¿¡Qué clase de brujería es esta?!” pero no es magia, es ciencia. 

Según la neurociencia, la música activa áreas claves del cerebro que facilitan y potencian el aprendizaje cognitivo, afectivo y motor. Además, la música tiene un efecto relajante y estimulante sobre tu cuerpo, abriendo paso a la concentración y productividad, ayudándote a tener mejores resultados sin importar el grado de complejidad de tus tareas. 

Si bien no podemos generalizar y asegurar que lo mismo funciona para todos porque la personalidad influye mucho, sí podemos mencionar algunos géneros musicales que te ayudarán a sumergirte en el mundo de la concentración y terminar tus pendientes en menos tiempo y siendo más eficiente. 

Encontrar la música perfecta es tan difícil, la clave está en crear una relación entre el sonido y la tarea que realizas para que tu cerebro se relaje y bloquee los estímulos externos.

Playlists para concentrarte mejor según el tipo de actividad

Cada persona tiene un gusto musical diferente, lo recomendable por los expertos es que se utilice la música que realmente guste al oyente, no podemos imponer los estilos por convenientes que sean. Sin embargo, esta breve guía te puede ayudar a encontrar la mejor música para cada momento:

  • Si tienes que hacer algo donde tus habilidades lógicas y científicas entran en juego, lo mejor que puedes escuchar es música sin letra. Indudablemente los grandes clásicos como Brahms o Beethoven son ideales para encontrar un equilibrio en tu nivel de atención, pero no te olvides que los grandes arreglistas del jazz (smooth jazz) pueden acompañarte a concentrarte mejor cuando tengas que completar tareas lógicas.
  • La música pop será tu aliada perfecta en tareas rutinarias o que requieran habilidades lingüísticas, como corregir textos, redactar correos electrónicos, hacer una presentación o preparar una conferencia. Si la actividad es muy aburrida o repetitiva, el pop te mantendrá de buen ánimo, inspirado y con buen ritmo. 
  • Ahora, si te enfrentas a problemas matemáticos, lo mejor será una selección de música clásica, como Mozart, o algo ambiental como las diferentes propuestas del «New Age» grandes exponentes como el japonés Kitaro o el Griego Vangelis, Enya o hasta Enigma.

  • La música instrumental movida o “bailable”, como algunas ramas de la electrónica, te ayudarán a concentrarte en tus lecturas pendientes. Su ritmo alegre te ayudará a leer más rápido y mantenerte despierto. Aquí lo mejor será optar por canciones que no tengan letra ya que escuchar palabras ajenas a lo que estás leyendo podría causar el efecto contrario. 
  • Otros sonidos con los que te puedes concentrar son con los de la naturaleza. El ambiente natural de una montaña, bosque u océano funcionan perfecto como una especie de “ruido blanco”. Esto es perfecto si no quiero escuchar música pero si amortiguar el silencio. 

Otras recomendaciones para concentrarte mejor con Música:

Elige música en otro idioma a tu lengua materna o uno que no domines/entiendas para que no caigas en la tentación de poner demasiada atención a las letras y pierdas el rumbo de lo que estás haciendo. 

Evita escuchar canciones que te sepas de memoria o que estén conectadas a algún recuerdo o emoción fuerte. ¡No escuches a tu banda favorita! Vas a terminar cantando y no estudiando (LOL) 

Como mencioné en el paso dos, allá arriba, ¡Escucha música con audífonos! Ya sea que estés en un espacio público, como tu oficina o una cafetería, o solito en tu cuarto, no hay nada mejor que dejarte envolver por el sonido y olvidarte de lo que pasa a tu alrededor.  Prueba utilizar audífonos de cancelación de sonido externo, aunque son un poco caros, la experiencia es totalmente diferente.

Ya sea que tú las hagas o uses una de alguien más, procura que los playlists no duren más de 2 horas, escúchalos de corrido y cuando se acabe, toma un descanso.

En Spotify encuentras listas de todo tipo, desde las básicas con jazz, chill out, house, etc. Las clásicas con piezas de Bach, Vivaldi, o Mozart, hasta las más frescas e innovadoras con los soundtracks de películas como Amelie, Harry Potter, El Señor de los Anillos, Star Wars, Hunger Games y Twilight. 

Realmente, como todo en la vida, es cuestión de gustos. A mi, en lo personal, me funciona el Trip Hop (este artículo fue escrito gracias al apoyo de Massive Attack, Morcheeba, Zero 7 y Portishead, entre otros) porque lo bonito de la música, es que las opciones son infinitas y todo sonido es válido mientras a ti te sirva. 

Previous

Voltar la cruda bestialidad humana

De la Rut, en términos nocturnos y acústicos

Next
shares