La pandemia, una oportunidad para reinventarse.

| |

“Cuando una crisis se presenta, una oportunidad se aproxima”. Ésta fue una de las conclusiones más recurrentes en el conversatorio: Los retos de la industria de la música en Guatemala después de la pandemia, organizado por la Facultad de Música y Artes Visuales de la Universidad Da Vinci de Guatemala.

El escenario que se avizora en todo el mundo, no solo en Guatemala, es un nuevo rebrote de la pandemia. Según el portal de noticias France24.com: “Cuatro meses después del un confinamiento implementado entre marzo y mayo en la mayoría de países europeos, las tasas de contagio son, en la actualidad, superiores a la primera ola. Por ejemplo, en Francia se reportaron 41 mil casos en 24 horas. Al menos en 38 departamentos de Francia, las autoridades declararon toque de queda desde el viernes recién pasado”. Esto supone otro golpe a la economía, la cultura, el deporte y la música en Europa y poco tiempo después alcanzará a Latinoamérica.

En Guatemala, el presidente Alejandro Giammattei expresó que si llega una segunda ola, el país no se cerrará ni se declararán toques de queda porque no se puede posponer la entrada en marcha del Plan de Reactivación Económica que se encuentra en el Congreso.

“Fue con la pandemia que se reconoció el valor de la cultura y los gobiernos no saben invertir en cultura como tampoco le dan la importancia que tiene y tampoco le buscan una solución”, expresó el periodista y crítico musical Jorge Sierra quien añadió que “este 2020 ha sido devastador para el sector musical y es el peor año para la música”.

Añadió el periodista que lo más complicado es que por parte de las autoridades no exista un plan de seguridad para organizar un concierto. “No solo no hay un plan, hay que considerar el distanciamiento social de 2.5 metros cuadrados por persona. Además en los conciertos se distribuye licor y esto provocará que las cosas se salga de control”, comenta. 

En Estados Unidos y México ya se organizaron algunos conciertos en la modalidad de Drive-In Concerts y se adaptaron los recintos acorde a la pandemia con un limitado ingreso de asistentes pero falta mucho. “Aún se deben perfeccionar los protocolos de seguridad sanitaria y la venta de licor”, comentó Edgar Rueda manager de bandas como Inspector, El Gran Silencio y Genitállica. 

“Por su parte los artistas deben analizar y decidir si realizar estos conciertos les son redituables dado el alto costo de organización y logística. Además tenemos que incluir una estrategia de concienciación para los asistentes y limitar la venta de alcohol. Esto es un adelanto de lo que sucederá el próximo año”, añadió.

Pausa para reinventarse

Los ponentes afirman que esta pausa debe ser aprovechada por los artistas para reinventarse, capacitarse, reforzar los canales de contacto con los fanáticos y producir nuevo material entre muchas otras más.

Para Jorge Estrada, ingeniero de sonido, ya no se puede permitir por parte de las personas, no estar preparados para una crisis. “Los músicos que estaban preparados fueron los que reaccionaron mejor y más rápido. Mejoraron su presencia en las redes sociales, planificaron presentaciones en vivo en Facebook o cualquiera de las plataformas en las que tienen perfil”, dijo.

“Esta pausa debe servir para que los músicos puedan educarse como compositores, músicos, empresarios, emprendedores. Revisar todo lo que han hecho y leer, leer muchísimo”, recalcó Estrada.

Paola Matheu, comunicadora social y productora, concuerda con Estrada y afirma que “esta pausa se ha convertido en una etapa de crecimiento ya que se pusieron en marcha diversos procesos de marketing por parte de muchos artistas en las redes sociales para tener un mejor contacto con sus seguidores y lanzar nuevo material”.

Matheu insistió en la constante capacitación de los músicos, participación en webinars yleer blogs con del fin de estar enterados de tendencias que ocurren en el escenario musical. Además aconsejó a los artistas crear estrategias de marketing y hacer un plan de finanzas para los próximos seis meses y ser creativos para detectar nuevos nichos de seguidores.

Agregó la comunicadora que es fundamental un cambio de mentalidad por parte de los artistas para verse también como empresarios. “No hay que tener miedo a verse como un producto. Ser artistas y empresarios es algo que debe ir de la mano. Deben analizarse, ver dónde están parados, reinventarse y buscar nuevas maneras de llegar a la gente”, dijo.

Para el productor Javier Valdeavellano, la capacitación es fundamental y se deben aprovechar los avances tecnológicos en la grabación. “La pandemia puso de moda el home studio y esto se está convirtiendo en una herramienta vital. Da lo mismo estar en Guatemala que en Los Ángeles”, afirmó.

Añadió que con el confinamiento aumentó la producción musical en todo el mundo incluso recordó que grandes discos se han grabado en casa. “El disco de Billie Eilish que ganó la mayoría de categorías importantes en los premios Grammy de este año, fue grabado en el dormitorio de la cantante”, comentaba Valdeavellano.

Para el vocalista de Malacates Trebol Shop, Francisco Paez, los recursos digitales para capacitarse son gratis. “En el caso de Malacates, desde el inicio se empezó sin capital. Estamos en crisis pero es una oportunidad para comenzar de nuevo”. Para Paez que los artistas y las bandas que no estén vigentes significa que “no están haciendo la tarea”.

Agregó el vocalista que las redes sociales son una herramienta fundamental y que las empresas siempre están anuentes a comprar lives de artistas. El periodista Jorge Sierra puso de ejemplo el caso del cantante Carlos Peña, quien realizó una presentación en redes sociales con más de cien mil vistas.

Mismo caso con Paez, que ha permanecido vigente y creativo en las redes sociales con este tipo de transmisiones. “Es un trabajo laborioso pero si no estás dispuesto a ‘picar piedra’ mejor cámbiate de trabajo”, insistió Rueda.

Falta de unión en tiempos de crisis

Jorge Estrada presidente de la Asociación de Autores, Editores e Intérpretes de Guatemala (AEI-Guatemala), comentó que los ingresos de los músicos durante la pandemia bajaron en un 80 por ciento y solo recibieron regalías por parte de las plataformas digitales.

Estrada comentó que apenas hay 750 compositores registrados en AEI y ante una crisis como ésta no hay un programa de previsión para el artista al no funcionar el Instituto de Previsión Social del Artista Guatemalteco, IPSA.

Paez, quien además de músico es presidente de la Sociedad de Artistas de la Música y Obras Audiovisuales, Guatemala, Musicartes, con la pandemia lograron obtener un único Bono a la Economía Informal el cual consta de mil quetzales para sus agremiados.

“Los músicos son artífices de la economía formal y, a pesar que es una pequeña industria, con los ingresos que obtienen muchas familias son beneficiadas”, resaltó Paez.

Tanto Estrada como Paez animaron a aquellos músicos o compositores que aún no estén agremiados a que se acerquen y se registren. Ambas organizaciones respaldan a sus agremiados en diversas gestiones legales. También imparten talleres de capacitación gratuitos en diferentes temas. Paez, comentó que la industria guatemalteca es la que más recauda regalías en la región centroamericana y es por esta razón que debe estar mejor preparada.

Crisis igual a oportunidad

Los expositores no se cansaron en insistir en la preparación de los artistas. Los animaron a que mejoren su técnica, que se capaciten y no dejen de aprender, así como no huirle a la idea de ser empresarios y verse como un producto. 

Otro de los consejos es no tener miedo a “picar piedra”, estar anuente a la búsqueda de nuevos seguidores y otras audiencias. Estar en constante reinvención y en caso de no tener una idea clara, pedir ayuda a gente que más se admira. 

En cuanto al marketing, los expositores ven este recurso como una herramienta vital por lo que reiteraron en la mejora de los elementos de promoción como el press kit. También aconsejaron mantener actualizadas las redes sociales porque es un vínculo para crear conexiones con otras bandas, influencers o seguidores. Además recomiendan leer blogs para estar informados de tendencias musicales en todo el mundo.

Uno de los consejos fundamentales es que los músicos deben comprometerse con su música y sus seguidores. Como insistía el periodista Jorge Sierra, “las bandas ya no deben conformarse con grabar cada cierto tiempo o sacar un disco cada dos o tres años, ahora debe ser cada año”.

Uno de los consejos que se puso en la mesa por parte del periodista fue crear un vínculo por medio de plataformas monetarias para reunir fondos que vengan de los fanáticos para brindar apoyo en momentos de crisis o que sea destinado a la producción de nuevo material. Agregó que las bandas también pueden ayudarse con la venta de merchandising digital (partituras, letras de canciones, etcétera) para tener otra entrada de dinero.

Los panelistas insistieron en la necesidad de continuar con actividades como este foro que aborden la problemática actual y de esta manera, alcanzar más acuerdos que mejoren las condiciones de los músicos y haga crecer la industria musical en Guatemala.

Previous

Bandalos Chinos: encerrados en una Paranoia Pop

Bosq: los ritmos urbanos y contagiosos de Colombia

Next

Deja un comentario

shares