Cameo Drive indaga en su interior para entregar un indie rock propio

| |

Los seis integrantes de Cameo Drive están de vuelta con su nuevo y tercer EP, Delirio. Esta vez se apartan de aquel stoner rock que les había caracterizado, donde igual cantaban en inglés, para entrar a una zona más experimental para delinear así un indie rock con atisbos pop. 

Antes de continuar hay que decir que Allan Villavicencio escribió casi todas las letras en español, a excepción de Desamor, que fue en coautoría con Manuel Tórtola.

La nueva alineación es: Manuel Tórtola, guitarra y voz; Pablo Mazariegos, al bajo; Fernando Urrutía en la batería; Hans Noack en los teclados; y los ya mencionados, Carlos Springmuhl y Villavicencio en las guitarras. Y la producción recayó en el mismo Springmuhl y Villavicencio. Cabe reconocer que la pandemia a ambos no los detuvo y continuaron trabajando a distancia. El resultado de todo ello, es este.

Cameo Drive

El disco abre con Elamor, un tanto shuffle, cuya temática está presente en casi todas. Aquí escuchamos a Tórtola decir: “Esto no es más que un vil reflejo de mi realidad/ no importa el momento es solo eso, inténtalo una vez más/ Suéltalo, el solo retornará/ suéltalo”. La canción tiene una atractiva melodía con un arreglo creativo, que se distingue y que permite un sutil solo de guitarra, coro y atrás un sonido de órgano. Por cierto, el final canta en inglés. 

Le continúa Lo siento, quizá una de las mejores de la placa. Desde la participación de las voces, la melodía y el uso de sintetizadores le da un aire más indie. En tiempo medio, tanto Tórtola como Luis Alonso cantan y cuasi rapean sobre empatía, pero también del anhelo de un querer que ya partió. “Que fue de las tardes que tuvimos/ Y los momentos compartidos/ Yo ya no puedo tenerte/ Pensarte, perderte…”. Tiene un puente en medio con guitarra acústica y sintetizador para dar pie a un fragmento en inglés, donde insiste en añorarla y confesar que, “You know that I will never blame you”. El arreglo de nuevo sorprende en su final donde se escucha una transición experimental entre rock y pop, y en mucho gracias al aporte del tándem Dinosaur 88. 

La animada y rockera Delirio, tema que le da título a la placa, es una canción aparentemente de crisis personal, donde se pregunta si da marcha atrás o no, dónde hay un lugar para ir, si será que deba ir a una nebulosa del más allá, pero la clave está en la desesperación que lo orilla a sentir que “es tiempo de cambiar”. La canción incorpora una novedosa percusión latina para matizar con un coro flotando y un solo corto de guitarra, para después volver al toque rock.

Una de las canciones que se aparta de un modo más pronunciado del sonido que hasta ahora se conocía de Cameo Drive es Dos flores, con ecos de danzón, como aquella Kumbala de La Maldita Vecindad, pero más estilizada y contemporánea. Aquí participa también en la voz Sofía Ortiz. El tema habla sobre ese amor que partió y que atrás dejó ruinas. “Soy la soledad marchitada/ No vuelvas pues ya nadie más te espera por aquí”. Es romántica, es triste, pero también inusual con las texturas de acordeón y clave.

El EP Delirio es el punto de inflexión en la vida de Cameo Drive. A partir de ahora buscará fusionar diversas influencias, sea dentro de los terrenos del rock indie o dentro del rock pop con pinceladas acústicas. Acá no hay nada violento, sin por ello perder interés. Y es que son canciones construidas con efectivas melodías y arreglos, dentro de un lenguaje eminentemente rockero. Se salen del estándar seguro.

En cuanto a las letras, que ahora enfrentan en español, aún no penetran a lo más profundo del corazón, tienen poco peso literario y elegancia en el buen decir. Igual, Tórtola tendrá que superar la dicción. Pero si se suma todo, hay más saldo positivo que negativo. El disco tiene la curiosidad, la energía, la creatividad, los matices y el riesgo necesarios para ofrecer resultados interesantes. Escúchelo y seguro experimentará sorpresas.  

Previous

Hisbicus delirio sonoro desde el dolor

Somos Uno 2, canciones impregnadas del más allá

Next

Deja un comentario

shares