Tame Impala la suave psicodelia de The Slow Rush

| |

The Slow Rush es el cuarto disco de estudio de la banda Tame Impala originaria de Perth, Australia, que salió poco antes de la crisis mundial del COVID-19.

La atmósfera creada en The Slow Rush toma sus mejores ingredientes de la era psicodélica sobre el final de la década de los 60 y los 70, pero con un elemento propio suavizante y narcotizador que se perfecciona sin efectos secundarios.

Con InneSpeaker (2010), Lonerism (2012) y Currents (2015) se percibía una época de The Beatles en discos como Rubber Soul (1965), Revolver(1996) y Magical Mistery Tour (1967), pero sobre las últimas cinco canciones de de Currents, Tame Impala cobra vida y perfecciona el sonido que buscaba.

La filosofía de Parker es crear música pop que otros quieran samplear, esto como un fiel creyente de la originalidad, la expansión del sonido y la perfección. Entre los cinco años de Currents y The Slow Rush, Parker buscarse un espacio en la industria como productor. El aura de genio atormentado le ha servido para trabajar con artistas como Lady Gaga, Kanye West, Mark Ronson, Travis Scott y Mick Jagger

Aún con todo este éxito, Parker tuvo que lidiar con sus propios tormentos de rechazo, despecho, amor, el tramposo trato de la fama y la fortuna. Diferenciar de mejor manera cada uno de estos aspectos le ha permitido bajar un poco la guardia como productor y como músico para y disfrutar la vida y aprovechar al máximo lo que le dictan las musas.

The Slow Rush ya no posee pasajes musicales extensos como en sus trabajos anteriores. Ahora hay un sentido psicodélico del pop más sintético y por consiguiente más depurado. 

One More Year inicia el disco con el sonido de una guitarra trémula y ecos desprendidos de líneas musicales que lentamente se desvanecen. Las letras narran los votos maritales de Parker al casarse con su prometida, la empresaria Sophie Lawrence. 

Instant Destiny relata los momentos antes de tomar esa decisión de unirse con tu ser amado. Parker tiene un estilo lírico para hablar de sí mismo con el fin de entender sus pensamientos para que prevalezca la cordura sobre el caos.

Borderline fue el primer sencillo de la placa. La letra se balancea en un ritmo pegadizo. Las letras intentan conciliar la celosa relación entre la fama y el amor. 

Posthumous Forgiveness es una sentida composición sobre la complicada relación de Parker con su padre fallecido a causa del cáncer de piel en 2009. Por un lado un padre bondadoso con conductas un tanto difíciles de entender. Parker intenta mediar entre la imagen de buen padre con la de un ser humano confuso y quién sabe, frustrado.

Breathe Deeper es sobre el control y la ayuda que sirve respirar hondo. La canción se desliza por unos sintetizadores muy al pop de los 80.

Tomorrow’s Dust sobre lo vital que es vivir el presente y esperar el futuro. El pasado ya no importa. Así percibe el tiempo Parker; es casi un manifiesto. Hay muchos sonidos electrónicos cuya familiaridad se escurre en distintas bandas de rock progresivo de los 70.

Esa misma línea de tiempo y reflexión con sabor nostálgico podemos saborearlo mejor en canciones como On Track, Lost Yesterday, It It True o It Might Be Time.

El disco termina con una pista de transición llamada Gimmer para envocar en One More Hour una épica canción donde Parker hace un control de daños. La instrumentalización tiene ecos como MeatLoaf, King Crimson y Supertramp. 

The Slow Rush es pop psicodélico suave de musicalización mesurada y explosiva que se doscifica a lo largo de sus canciones. Este es un Tame Impala que propone música pop con un verdadero sentido musical y de crecimiento espiritual cuya mayor lucha es vencer el miedo. La banda australiana alcanza con The Slow Rush, el éxito comercial deseado que le permitirá afianzar su poder artístico y creativo.

Previous

The Weeknd: la adrenalina de las altas horas

El espíritu de la isla en la voz de Omara Portuondo

Next

Deja un comentario

shares